Mt. Desolation

Ah, los side-projects.  Sirven a veces para que el cantante inútil experimente con la composición, o para que el bajista callado le diga al mundo que es muy fan del jazz. A veces también, para que la principal fuerza creativa de un grupo decida hacer algo lejos de los inútiles de sus compañeros que lo limitan. Esta última parece ser la razón de Tim Rice-Oxley, mejor conocido por ser el pianista de la popular banda Keane, compositor único de la gran mayoría de sus canciones pero que siempre le ha dado crédito a sus otros dos compañeros, nada mas por buena onda. Tim sin duda tiene oído para el pop, habiendo escrito aparte de las canciones que han hecho inmensos a Keane, canciones para Gwen Stefani y Kylie Minogue.

Pero en un movimiento sorpresivo, Tim decidió empezar un proyecto alterno que esta un poco mas basado en el folk. Esto tal vez responde a la otra mitad de esta banda, llamada Mt. Desolation, que es Jesse Quinn. Jesse es mejor conocido por ser el cuarto miembro de Keane, tocando con ellos en vivo desde hace varios años, y hace no mucho ya instaurado como miembro oficial de la banda. Multi-instrumentista, Jesse tiene sus orígenes musicales en el folk, siendo su madre cantante de folk en los años 70 y el mismo formando una banda de folk que tuvo hasta antes de unirse a Keane. Jesse es, por tanto, muy amigo de nada mas y nada menos que Laura Marling, por medio de quien conoció a miembros de Mumford & Sons, que ayudan en este proyecto.  Tim, por su parte, trajo amigos mas high profile como al baterista de The Killers, y entre todos ellos grabaron este disco, aunque el grupo oficialmente es un dueto formado por Jesse y Tim. Su primer disco homónimo ya salió a la venta y es bastante decente, pero lo mejor sin duda es el segundo single, Departure.

Mt. Desolation – Departure