There’s no color and no sound – Reseña V Festival Chelmsford Parte 4

Después de esa presentación de los Kooks, quedaba poco por ver. Pero grandes bandas eso si, y es que en el itinerario seguían los Doves.  Nos dirigimos al 4 Music Stage, el segundo escenario en importancia, para encontrarnos con el final de la presentación de Calvin Harris.  Pocas veces he visto tanta gente en tan poco espacio, y es que Calvin al parecer tiene un poder de convocatoria muy grande.  El piso se movía con toda la gente brincando y bailando, y aunque no es de mi agrado, he de reconocer que si sabe emocionar a la gente.

Calvin Harris haciendo bailar a Chelmsford

Una vez que acabo Calvin, la gente se fue en masa. Y es que el lugar de los Doves, entre Calvin Harris y The Prodigy, no resultó ser muy bueno, ya que la mayoría esperaba ya ver a The Prodigy y no era una audiencia muy favorable para los Doves. Para empezar, en la espera de que saliera el grupo, las botellas y basura al aire no se hicieron esperar, y siendo ya casi el final del segundo día, la euforia etílica era muy alta también.  En cuanto Jimi Goodwin y los gemelos Williams salieron al escenario, empezaron a caer las primeras botellas en el mismo. Jimi, que de por si no parecía ir de muy buen humor, tomo esto bastante mal, e hizo repetidas menciones a esto, y por momentos parecía que cancelaría su presentación. En realidad, ganas no le faltaban pero los hermanos Williams trataron de hacer la situación mas llevadera y de interactuar con el público un poco, para calmar un poco los ánimos. Las canciones de los Doves son tan buenas que aun así sobresalieron, como Pounding, Black And White Town y There Goes The Fear, pero ya para el final Jimi estaba muy exasperado y el público pedía a gritos a The Prodigy.  Jimi por un momento no quiso hacer encore, hasta que prácticamente empezó el resto del grupo a tocar sin el y tuvo que unirse para acabar con Spaceface, que irónicamente fue de las mejores recibidas por el público. Una lástima lo que la audiencia del V hizo con el grupo de Manchester.

Acabado el set de los Doves, solo quedaba cerrar el fin de semana. Y que mejor hacerlo con la banda de rock británica más grande del momento: Kasabian. Si bien la cantidad de gente reunida para verlos en el V Stage era un poco menor que con los Kings of Leon el día anterior, eran mucho mas ruidosos y fanáticos. Además, seguía siendo muchísima gente, como podrán ver en los videos de abajo.  La presentación fue memorable, con la gente cantando casi todas las canciones de principio a fin, y es que los chicos de Leicester vaya que han llegado lejos con solo 3 discos. Fire y L.S.F. en especial han resultado ser canciones perfectas para festivales, y con la lluvia cayendo suavemente sobre los campos de Essex, probó ser un gran final para un festival muy bien organizado, muy caro y con una audiencia no muy educada, pero muy apasionada.